jueves, 9 de junio de 2011

Deja que te invite a fumar al cenicero de plata
será como en los viejos tiempos, predeciremos cataclismos
nos atropellaremos con sueños fáciles
un caballo desbocado. Un gramo de insolvencia.
Deja que rescate tu cajita de música
y la cuelgue de por vida en el hilo invisible donde balanceas
sin querer ser visto tu mirada cada noche.