domingo, 29 de junio de 2014

días de paso

el hilo de plata que teje los días suena a bulería
hoy quiero ir a Lisboa a escuchar fados
ella baila rock, cree que nadie la mira cuando cierra los ojos

él acaricia las cuerdas de una guitarra, la cuarta está apunto de romperse
nadie se queda a escuchar el blues
duerme la calle con el sonido de un violín vagabundo

nadie sabe reír como llora Chavela
aunque las teclas de un piano parezcan recoger las lagrimas de una niña
que empieza a caminar. el sol bemol es el tropiezo

hay una guirnalda de tu casa a la mía donde hay escrita una canción de Sabina
¿recuerdas los gitanos de san nicolás?
Lorca se sentiría orgulloso de las sombras que proyectan sobre las torres de canela

alguien me dijo que sólo sabía bailar vals
ayer me crucé en metro con la chica del cadillac de Loquillo
lo sé porque su iris tenía el mismo color que Barna al atardecer

en las tardes de domingo, mientras las vecinas cuelgan la colada
hay una copla entre las pinzas y las cuerdas de tender
en el mismo patio por la noche sólo se escucha el ritmo atropellado de un jazz
que juega a ser en los dedos de un saxo.

yo sigo bailando mis ilusiones
en manos de estribillos de pop

2 comentarios:

Vagamundo dijo...

Más que nada, por la coincidencia.
Se me acaba de romper (última de una serie de roturas y pérdidas), la cuarta... Me he quedado sin "re", aire de renove... una vida también es un reflejo de letras y canciones...

Art. dijo...

¿Escritura libre o intencionada? Anyway, evocadora. Me daré una vueltecita, a curiosear un rato :)

Saludos,
A.