domingo, 16 de agosto de 2015

microrelato para las vecinas que riegan por las mañanas

En aquella época le vi apuntalar su alma, como una guarida a punto de arruinarse.
Hoy una selva amazónica ha usurpado cada grieta. 
Tiene el hábitat más húmedo del trópico melancolía.

No hay comentarios: