domingo, 19 de abril de 2015

s.l.r.e.c.




Nos quedaba un último duelo

y siempre, siempre, un último baile.

sábado, 11 de abril de 2015

sería bonito que alguien te cogiera de la mano y te dijera: el tiempo no existe, así que no tengas prisa.

sería bonito que las calles estuvieran dispuestas por oficios, como antes, y encontrar: la calle de los reparadores de almas, de los besamanos, de los que hacen cosquillas con las pestañas y otras profesiones importantes.

sería bonito rebobinar una tarde con un boli bic, para detener el tiempo, ese que no existe.

pero también podemos quedarnos con esto y engalanarnos la tristeza de contar segundos.

Oda al amor efímero

Desde que me despierto cada mañana mi voz está contigo, en letargo, esperando impaciente y muda llegar a tus oídos.

Te cuento tantas cosas a lo largo del día...sobre tu vida, sobre la mía, sobre todas las cosas menudas que se pierden en la rutina y no alcanzan el momento de perforar la distancia para desparramarse lentas e ingenuas hasta ti.

Te cuento que he resucitado, como un milagro de una semana santa profana, abriendo los poros a la primavera, cosiendo una amalgama de optimismos incipientes en algún lugar de mi conciencia. Que he encontrado una palabra en femenino que no llego a pronunciar porque se pierde en alguna parte que separa mi pensamiento de mi lengua.

Te cuento que faltan por materializar la piel y el verbo y que tengo tiempo y tengo las ganas para inventar veredas de ilusiones y romper los trampantojos que nos vienen asfixiando el alma. Que hay un nuevo credo de verdades que aún no te han roto la boca porque pienso mordértela yo y luego ir lamiendo una a una cada plegaria que hagas.

sábado, 4 de abril de 2015

banda sonora para un escenario recurrente

¿recuerdas la canción que silbabas anoche de vuelta a casa?
puede que fuera  la misma que antes de ayer,
o que el silencio se cosiera a cada adoquín de un escenario recurrente

¿recuerdas la canción que silbabas anoche de vuelta a casa?
puede que alargaras las paredes del sueño y antes de colgar la conciencia en el perchero llevaras anclado ese paisaje, ese que silbas, ese que se enreda y teje una ciudad verde alrededor de tus costillas

¿recuerdas la canción que silbabas anoche de vuelta a casa?
era un silbido nítido e inconfundible