sábado, 26 de febrero de 2011

A veces
Me emborracho de impaciencia.
Se queda en el dintel de la puerta
La cordura de los días enlatados,
Una masa negra de proverbios
Y frases hechas.
A la hora de cerrar
Todo es dos más dos, cuatro.

A veces
Mi corazón es un reloj de arena,
El último grano es la primera arritmia.
El viento de poniente
Arrastra nubes de polvo a mis pulmones
Y me dibuja meandros en las venas.
Sangran los roles de un marinero
mientras desenreda su estampa.

A veces
Voy kamikaze sin nombre
Hacia un futuro llano y seguro
Hacia un mañana sin ojos,
Sin lengua, sin falda corta.
Violar tu calendario
parece un buen plan.

domingo, 20 de febrero de 2011





Vista desde El Circulo de Bellas Artes.




Fachada de Palace Hotel, reflejo de Estado Puro. Plaza de Neptuno.

sábado, 19 de febrero de 2011

-Soy verbíboro.


ella le lamió los labios.
y no cayó la prosa en balde.

martes, 15 de febrero de 2011

Yo me cago en el optimismo irritante de los días de lluvia.
Me sirvo una copa de vino,
cocino
y
blasfemo las torpezas.

martes, 8 de febrero de 2011



El verbo regresó hecho carne,
El verbo regresó hecho hombre.
El verbo regresó como la noche espesa,
como la bombilla espera encender la noche.

Vuelve a mi espina dorsal el verbo
a mis branquias llenas de espinas y nostalgias
Vuelve a revolver los cajones de mi ropa interior
vuelve a desgastar nudillos congelando días rojos.

viernes, 4 de febrero de 2011

Pensamientos inconexos de un jueves de febrero:







Hay muy pocos nombres, y todos suenan igual.¿qué es eso de que vayas andando por la calle y el tio de pelo largo te pronuncie al pasar? en su boca aún suenas más vulgar, lo siento. sé que era precisamente eso de lo que te querías desprender, ya ves...
me han reventado las neuronas, una detrás de otra. aristóteles encendió la llama, y luego como piezas de un dominó se han ido desplomando las ideas sobre el folio. más ancha que larga, y que venga Jobs y me niege.
cuanto resabio, ya ves tú, para que luego ni se den cuenta de que son unos negados, que lo especial y unidireccionalidad de su ciencia les ha trastornado por completo. que se creen sabios de todo, y no conocen más que sus cejas.en grecia si, allí era otra cosa, allí si que se podía pensar.
empiezan pronto, seguro que aznar fue delegado de clase.
-¿y esta señora que quiere?- me baja del cielo para preguntarme por una calle con nombre de muerte...-señora, un poco más de respeto- y le indico y de paso le pido que le de recuerdos al portero del número 59.
yo sigo con mi táctica y capricho de siempre, mañana te espero en una sala a oscuras con sabor a palomitas. puede que mate el tiempo en el autobus enumerando palabras mentalmente que empiecen por "p" como Permitirme, Por ejemplo, Perder la Paciencia. Y es que ir contigo o sin ti en estos veinte minutos me importa un Pito.

jueves, 3 de febrero de 2011

A veces reviento las burbujas de tu copa de champán

A veces reviento las burbujas de tu copa de champán, lo sé, y me ves astuta, como una zorra capaz de reirse de tus penas. incluso echo más leña al fuego.
bajas la mirada, la levantas herido y me dices -cruel- como si fuera la primera vez que pronuncias esas palabras. acto seguido ya estoy en las alturas por capricho de tu sien. nunca había volado tan alto. luego acobardas tu ego en mi regazo, eres un niño y quieres que te salve. he vivido seiscientos años y tengo todas las culpas biblicas por mi condición de mujer.
al día siguiente eres un caballero que me cede el paso, un adolescente con todo su amor por encima de las rodillas, un erudito sin acantilado. un vocablo impronunciable. inventas un nuevo color para mí y me restringes las entradas a palacio. abres las puertas de una avioneta, nos amamos en una suite de praga. coges en brazos al primogenito dolor que me desgarró las entrañas. me muerdes la boca y me dejas en carne viva.