martes, 23 de diciembre de 2008

En los rincones de diciembre

Hay veces que la vida está llena de pereza, de castillos en el aire demasiado lejanos, de luces amarillas un tanto amargas.Hay veces que las flaquezas pueden con todo, el movimiento se hace más lento,más y más lento y las fuerzas se pueden guardar en un dedal.El frio sube por los pies y te penetra, se queda a vivir anclado a los huesos. Estiras las mangas de la chaqueta y te encoges.Se duerme mejor si te haces un ovillo, no consigues pasar de los tres cuartos de la cama, el final parece Siberia.Hay noches en las que ves pasar por los párpados imagenes que te dejan anestesiado,pero en mi caso la mayoría, me revuelven las entrañas y me hacen estar todo el día en vilo. En cambio, por la mañana la cama parece el único lugar habitable sobre la Tierra.Siberia ya no es Siberia. La ducha es el mejor final para el crudo principio.Hay mañanas que imagino que su calor son tus abrazos.Con la piel roja tomas el primer café recalentado del día.
Hay veces que la vida se despereza y coge una carrerilla extraña de suerte.Soy demasiado superticiosa como para creer en ello firmemente,decirlo en alto, de forma consciente.

1 comentario:

lahistoriadenadie dijo...

Feliz Navidad =)

Como siempre lo que escribes es perfecto.
Espero que todo vaya bien.