jueves, 19 de febrero de 2009

Cuentan mis pestañas que fueron dos motas de polvo las que empañaron mi visión esa mañana. Y no hacía más que chispear, saltandose las reglas el verano.