sábado, 8 de enero de 2011

Yo bebía de un deseo distinto, de una atmósfera gris demasiado iluminada.
Nunca supe si llegó a entenderlo.

1 comentario:

sugusdelimon dijo...

precioso. me ha dejado una sensación super buena.