sábado, 27 de febrero de 2010

Busco a Tom Waits y espero a que suene la música para dejar de ser. Sé lo que me hace bien, y persigo con devoción ciertos males.Exhausta.Tengo imantadas ciertas partes de mi cuerpo que siempre encuentran el mismo metal, a veces pulido, a veces virgen.Entonces me pierdo en cromatismos, en cristales de capas arritmicas. Entonces pierdo los pocos prejuicios que me quedan, el olfato, el horario de entre semana y a veces el vestido. Una estampida de deseos es susurrada a un oído, los odios menguan, el deseo crece...y en un intervalo de tiempo tan minúsculo como la onda que ya ha muerto en un charco, hay miles de contradicciones, y un movimiento acertado que encuentra la luz.

2 comentarios:

juan bello dijo...

buena comañía tom waits

Coco dijo...

Dejar de ser con música; dejar de ser con el jazz.