sábado, 19 de febrero de 2011

-Soy verbíboro.


ella le lamió los labios.
y no cayó la prosa en balde.

3 comentarios:

Sergio dijo...

...no está sujeta, como el verso, a medida y cadencia determinadas. Libertad total!

Meme dijo...

El verbo alimenta.

Anouk A. dijo...

El hambre de palabras es un hambre atroz...