sábado, 9 de abril de 2011




Ojalá nunca olvide las maneras de ser joven.
El temperamento, la inconsciencia flotante
gravedad cero alrededor.
El tiempo que se escinde
la noche que sabe a vida, la vida a cielo abierto
por barrios que crecen y decrecen a los ojos de uno
y borrar con goma algunos malos trazos.
Ojalá nunca olvide la esencia de creerse feliz por completo
y esa fuerza incomprensible que parece que jamás se irá del pecho.
Ante la duda: darlo todo.
Reconducirse por las veredas donde había cristales en el suelo,
e ir a parar a otras que tienen fronteras preciosas
pero no dejan de ser fronteras.
Ojalá el sol llene por igual las ganas
anestesie el mal humor y me siga metiendo en vena
propósitos
sueños
elefantes
y destruya prejuicios, y los menos sean livianos.
Ojalá descubra manías en otras pieles
que me sigan esbozando una sonrisa.
Ojalá no sea cortafuegos de ilusiones
ni viva encerrada en una infelicidad asfixiante,
encuentre una ventana por la que escapar en cada laberinto,
ojalá siga siendo primavera cada vez que compre flores
e inventemos unicornios.








(a quien me está estrangulando la vida.)

3 comentarios:

Meme dijo...

Ojalá, por siempre jóvenes, infinitos tiempos largos... Ayer celebré mi cumpleaños, y todo eso sentí.

Dana O'hara dijo...

Forever young I want to be Forever Young...

http://open.spotify.com/track/45p4FupVQ8s1Rl1ZQYGjUN

Clementine dijo...

Una perfecta declaración a la vida, me encantó.