martes, 15 de noviembre de 2011

el día que la luna salió tarde

quizá un hilo interno siga cosiendo a pespunte triunfos y tropiezos, el mismo que borda iniciales y se deja deshilvanar fácilmente para mostrar un par de centímetros más de corazón. quizá zurza las heridas sangrantes. o tal vez se haga un ovillo y se encuentre de huelga.

4 comentarios:

Ipnauj dijo...

Tomaré mi hilo interno y lo seguiré hasta donde me lleve.

Un gran saludo.

Caroline dijo...

algunas heridas tardan en curarse y no hay hilo tan fuerte que aguante la presión que éstas ejercen sobre él.

Vagamundo dijo...

Si hay un hilo, es un arabesque sangrando sobre un tablero de ajedrez...

Colombe dijo...

Por un momento he sentido el contacto de la aguja cosiendo mi piel.