sábado, 5 de noviembre de 2011

lluvia de noviembre

la noche se disuelve, tus dudas, diría que hasta la calle que amortigua nuestros pasos. las luces de las farolas beben de los charcos, como los gatos. somos fantasmas atravesando siglos de piedra. caemos en peligrosas espirales. tu lengua circunscribe balas, rasgan mi aire, el estruendo se oye siete calles abajo. el eco nos devuelve un milagro y ya no hay palabra ni carne que nos salve.

2 comentarios:

Mindy dijo...

me encanta tu blog! ^^
te sigo! vale? Ya t iré leyendo! :)
un saludo!

Colombe dijo...

Precioso, me encanta :)