sábado, 7 de mayo de 2011




Cada día debería tener al menos una infidelidad esencial, una traición necesaria. Se trataría de un acto optimista, esperanzador, que garantizaría la fe en el futuro. Una afirmación de que las cosas pueden ser, no solo diferentes, sino mejores...

Hanif Kureishi, Intimidad.


Todas las canciones hablan de mí,
Jonás Trueba.

3 comentarios:

Dana O'hara dijo...

Cómo me gustó esa película...

juan bello dijo...

La fidelidad es aburrida

Menlove Avenue dijo...

Me llamó la atención ese video, busqué la peli y la acabo de ver... Creo que mi opinión da para una entrada en mi blog. Te invito a que la leas, de aquí unos días, cuando pueda acabarla. Un saludo.