lunes, 30 de mayo de 2011

los lugares más comunes
el verde del semáforo que se reclina en tu espalda
el tendedero donde se airean las sabanas blancas
el zumbido del sol de mayo
el talismán repleto de corazonadas
el camino de regreso de un malecón habanero
el cambio de rasante y de hora,
la una no está sola desde que la acompañan los cuartos
el eco bucólico de aquel verano
las arrugas de tu sonrisa,
dame más
el espejo retrovisor donde se pierden los grados de la melancolía
el viejo gesto que desgasta las mañanas
tus viajes narrados en una terraza
el cuento de nunca acabar: el presente

3 comentarios:

Laiseca Estévez dijo...

La vida misma y vuelta a empezar...
hermoso poema, un saludo.

juan bello dijo...

el espejo retrovisor donde se pierden los grados de la melancolía

me quedo, sin duda, con esta línea

genial

Petite Mademoiselle dijo...

Cada día más poética te huelo. Besos.